Me cuesta decir que no

Me cuesta decir que no, Hace un tiempo, en un periodo muy ajetreado de mi vida, empecé a tener nauseas y dolor de cabeza sin ningún motivo aparente, Viajaba mucho por trabajo y en uno de esos viajes decidí que al volver iría al médico.

Durante esos días, desde que pedí hora con el médico hasta que fui a verle, parte de mi deseaba que encontrara algún problema relacionado con el estrés y que me dijera que bajara el ritmo de trabajo. Imagine que tendría que llamar a algunos de los que estaban trabajando conmigo en varios proyectos y decirles que tenía que parar por prescripción facultativa.

Tardé un par de semanas en darme cuenta del significado de ese escenario fantástico que había estado reproduciendo en mi cabeza, Había ciertos proyectos con los que no quería estar involucrado y sin embargo lo estaba (aunque en realidad, si hubiera querido, hubiera podido rechazarlos) simplemente porque era incapaz de decir que no. Estaba incluso dispuesto a pagar un precio alto (en términos de mi salud física) con tal de que otro dijera que no por mi.

En cuanto me di cuenta de ello, pude reunir el valor suficiente para escucharme a mí mismo y atender a mis propios deseos. Llamé a todos los implicados y, con toda la empatía que fui capaz de reunir, renuncié al proyecto. Hay proyectos o actividades que preferirías no tener que llevar a cabo? Qué puedes decir para zafarte de ellos?

De “Elige la vida que quieres” de Tal Ben-Shahar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *